Elena Inés Iturrizaga

edicion-38-14
Receta Para Una Navidad Feliz
January 3, 2017
el_amor
El Amor
April 4, 2017

Elena Inés Iturrizaga

BORRADOR FINAL edicion 39_Page_01

cover

Elena Inés Iturrizaga, Ph.D. CÓNSUL DEL PERÚ EN CONNECTICUT Y RHODE ISLAND

Escribir sobre mi trayectoria profesional implica necesariamente escribir sobre mi vida, sobre las experiencias que me formaron y que –desde la infancia– forjaron a la persona que soy hoy en día: la profesional, pero también la madre, la esposa y la amiga, en todas mis facetas y con todos mis matices.

Mi niñez la viví en un hogar católico, con una formación marcada por los valores y por el amor incondicional de mis padres, Miguel Iturrizaga Carpio y Aurora Figueroa Puente, quienes criaron dos hijas íntegras y felices: a mi hermana, médico de profesión, la doctora Rosario Iturrizaga y a mí.

De esta primera etapa de mi vida solo guardo recuerdos gratos junto a mis padres, quienes son en gran medida los forjadores de la persona que soy, pues fueron ellos quienes inculcaron en mi, los valores morales y me enseñaron el sentido de la responsabilidad  tanto en el ámbito privado como  público de mi vida.

Durante mi etapa escolar y con sólo 15 años de edad, supe lo que significaba representar a mi país a nivel internacional, pues fui seleccionada para  representar al Perú  en el Campeonato Sudamericano de Atletismo.

El atletismo me permitió también conocer personas maravillosas, de quienes guardo los mejores recuerdos. Especialmente, a la gran Julia Sánchez, campeona panamericana,  y a la destacada Edith Noeding, con quien tuve el honor de entrenar y con quien conservo una bonita amistad hasta hoy. Es así que desde tan temprana edad sentí el gran orgullo que significa vestir la casaquilla nacional.

Poco después terminé mis estudios escolares graduándome con el premio Excelencia del Colegio “Nuestra Señora del Pilar”, e inicié mis estudios universitarios en la carrera de Derecho en la que sería mi nueva Alma Mater, la Universidad San Martín de Porres, pues a pesar de mis gusto por las matemáticas tenía el ideal de acceder posteriormente a la carrera diplomática, para de ese modo continuar representando y sobretodo sirviendo a mi país.

Y fue así como luego de algunos años de estudios, consigo culminar mis estudios en la Academia Diplomática, con tan solo veintidós años.  Mi primer nombramiento fue a la Embajada del Perú en Hungría, una experiencia por demás interesante pero llena de grandes desafíos, especialmente porque se trataba de un país con un idioma bastante complejo, el cual no había tenido oportunidad de conocer antes de asumir mis funciones.

Además, se trataba de una Embajada pequeña, en la que sólo éramos dos funcionarios, el Embajador y yo, y, por tanto, me correspondía ocuparme de todos los asuntos: relación política bilateral, relaciones económicas, culturales, de promoción del país, atención de ciudadanos en la Sección Consular de la Embajada, comunicaciones y valija.

Evidentemente fue un trabajo duro para mí, que entonces era una Tercera Secretaria, recién egresada y asumiendo mi primer nombramiento, pero no puedo negar que disfruté del proceso y fui aprendiendo en el camino, conforme asumía cada tarea. Finalmente, así es esta carrera.

Durante mi paso por Hungría – además – tuve la oportunidad de seguir estudios básicos del idioma y, después de unos años, el Ministerio de Relaciones Exteriores me cambia de destino y me nombra a la Embajada del Perú en Dinamarca, país al que llego ya casada con un maravilloso ciudadano húngaro y ahora peruano – quien me acompaña hasta el presente – y es también en esas tierras danesas que nace mi primer hijo.

Pocos años después, de regreso a mi país, me desempeñé en la Dirección General de Asuntos Multilaterales del Ministerio de Relaciones Exteriores, y pude vivir en Cancillería el largo período en que fue tomada la Embajada de Japón en el Perú, así como su posterior recuperación. Es en este difícil período de la historia de mi país en que nace también mi segundo hijo en Lima.

Mi siguiente nombramiento al exterior fue en el Consulado General del Perú en Chicago. Ahí tengo la oportunidad y el privilegio de tomar contacto directo con el maravilloso grupo humano de peruanos que viven en los Estados Unidos y de conocer de cerca la valía de estas personas que con coraje y mucha determinación han salido de su tierra en busca de un mejor porvenir para ellos y sus familias en los Estados Unidos. En “Loyola University Chicago School of Law” tuve la oportunidad de estudiar una especialización en Derecho Comercial y de negocios.

Posteriormente, ejercí funciones en el Consulado General  en Montreal, en la provincia de Quebec, en Canadá. Esta experiencia fue para mí distinta, una realidad totalmente diferente ya que en esa ciudad se vive en dos idiomas: por un lado el francés, que es el idioma predominante en todos los ámbitos de la vida canadiense, y por el otro el inglés. Esta vez realicé una labor casi de Embajada, pues tuvimos una estrecha relación con el Gobierno de la Provincia de Quebec, con sede en la ciudad de Quebec, el mismo que tiene Representaciones en el exterior diferentes a las del Gobierno de Canadá.

En el ámbito personal, durante mi estadía en Canadá tuve la oportunidad de realizar estudios en la Universidad de Calgary, Provincia de Alberta.

Trasladada nuevamente a Lima, desempeñé funciones en la Dirección General de Europa y en este segundo regreso a Lima tuve oportunidad de lograr grandes avances en mis calificaciones académicas al obtener una Maestría en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario en el Centro de Altos Estudios Nacionales (CAEN)  así como una

Maestría en Relaciones Internacionales en la Academia Diplomática del Perú.  Así mismo, obtuve mi Grado de Doctor en Derecho otorgado por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Dichos títulos se sumaban a aquellos obtenidos muchos años antes: mi Título Profesional de Abogado y mi Título de Diplomático de Carrera.

Finalmente, en el año 2012 fui nombrada como Cónsul General Adscrita en Denver, Colorado y, posteriormente a la ciudad de Hartford, Connecticut, donde desde el 1ro de enero de 2017 me desempeño como Cónsul General.

Desde entonces, el mayor desafío para nuestra labor ha sido – posiblemente – el firme intento de apoyar a la comunidad peruana frente a las nuevas medidas migratorias de la actual administración. Con esa finalidad, se han implementado las siguientes medidas:.

En primer lugar, se ha cumplido una labor informativa, desde el mes de diciembre de 2016, respecto a la necesidad de que todos los ciudadanos cuenten con su correspondiente documento nacional de identidad, así como pasaporte vigente. Además, se ha insistido en que eviten conductas en las que puedan verse envueltos con la policía, como por ejemplo manejar en estado de ebriedad, ser parte de peleas o conflictos en lugares públicos o realizar manifestaciones violentas en las que deba intervenir la policía.

En segundo lugar, se ha incrementado el volumen de trámites de registro de nacimiento de menores, de obtención de pasaportes biométricos y de solicitudes de adquisición de la nacionalidad peruana por parte de cónyuges de ciudadanos peruanos.

Así, desde diciembre de 2016 se ha observado un aumento considerable – alrededor del 40% – en las solicitudes de inscripción de nacimientos por parte de los nacionales peruanos, quienes anteriormente no se mostraban interesados en que sus hijos obtengan también la nacionalidad peruana. Algo similar ha ocurrido con las parejas en las que sólo uno de los miembros es peruano, pues han comenzado a mostrar un notable interés en los procesos de nacionalización de sus cónyuges mexicanos, salvadoreños, hondureños, entre otras nacionalidades. Lo mismo, finalmente, ha ocurrido en el caso de los trámites para la obtención del pasaporte biométrico, cuya incidencia se ha incrementado en los últimos dos meses.

En tercer lugar, se han realizado anuncios a través de las redes sociales con vínculos electrónicos para que los connacionales puedan acceder de manera fácil y rápida a abogados especializados en temas migratorios del área de nuestra jurisdicción, y se ha advertido también sobre fraudes migratorios detectados.

En cuarto lugar, se han incrementado los contactos con la secretaría de Estado de Connecticut, señora Denise Merrill, así como con el Nuevo Secretario Adjunto, señor Scott Bates, quien asumió funciones el pasado 24 de enero, con el Alcalde de Hartford, Luke Bronin, y con la Secretaria de Estado de Rhode Island, Nellie M. Gorbea, entre otros, con la finalidad es buscar el apoyo y la cooperación de los gobiernos estatales y locales durante el 2017 para orientar y ayudar a nuestros connacionales en el tema migratorio.

En la misma línea, se ha sostenido reuniones con el Representante Demócrata Juan R. Candelaria, quien presentó hace tres años, y logró la aprobación hace dos, del Estatuto que permitió que hasta el presente 27,000 personas que no podían probar su presencia legal en los Estados Unidos  o la posesión de un número de Seguridad Social, pudieran tener una licencia para manejar vehículos Automotores en el Estado de Connecticut.

Es de resaltar que el señor Juan Candelaria está actualmente defendiendo el mencionado Estatuto que ha facilitado la vida de miles de inmigrantes indocumentados, pues dicha licencia les ha permitido no solamente la conducción de vehículos,  sino también la posibilidad de crear y registrar empresas de acuerdo a las leyes del Estado, de rentar maquinarias para sus negocios, de identificarse con las autoridades y lograr seguros para sus automóviles. Gracias a su labor, recientemente se ha podido evitar que se derogue el mencionado dispositivo.

Por otro lado, se ha mantenido también permanente contacto con los Cónsules latinoamericanos en Hartford, con el objetivo de promover acciones en defensa de los connacionales de ambos países frente al desfavorable escenario migratorio del presente año en los Estados Unidos.

En quinto lugar, se ha logrado brindar asesoría permanente a nuestros connacionales, dando respuesta a sus consultas tanto telefónicas como presenciales, al igual que a través de las redes sociales. Dichas consultas se han venido incrementando desde diciembre del año 2016 y son aún más frecuentes en el presente mes de febrero.

También se ha establecido contacto con la Asociación de Abogados de Inmigración de Connecticut  (CT – AILA) y, como se adelantó en líneas arriba, se ha publicado en redes sociales un vínculo electrónico para encontrar fácilmente abogados en temas migratorios de la jurisdicción. Se debe resaltar que este Consulado General mantiene permanente contacto con los medios de prensa sobre temas de inmigración.

La meta permanente es seguir sirviendo a la comunidad peruana y en mi caso acercarme más a ella.  En el presente mes de marzo se viene coordinando una celebración por el Día Internacional de la Mujer que se realizará en la Biblioteca de Hartford.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *